Art. 700. La posesión es la tenencia de una cosa determinada con ánimo de señor o dueño, sea que el dueño o el que se da por tal tenga la cosa por sí mismo, o por otra persona que la tenga en lugar y a nombre de él. 

El poseedor es reputado dueño, mientras otra persona no justifica serlo.

0 comentarios:

Publicar un comentario