Citación de los acreedores hipotecarios. Comente

Enmarcado dentro del juicio ejecutivo de obligaciones de dar, podemos encontrar esta institución  de ella debemos decir que:

Esta formalidad rige cuando el bien es un inmueble y se encuentra gravado con una o más hipotecas.

La citación de los acreedores hipotecarios, la exige el artículo 2428 del Código Civil, que consagra el derecho de persecución que tienen los acreedores hipotecarios sobre la finca hipotecada en manos de quien se encuentre, derecho que se extingue con la hipoteca cuando concurren los siguientes requisitos:

a) Que el inmueble se venda en subasta pública ordenada por el juez: es decir, se trata de una venta forzada, pues si el remate es público y voluntario, no extingue las hipotecas;
b) Que los acreedores hipotecarios hayan sido citados personalmente: en este caso, "citación" implica notificar personalmente a los acreedores, y se les cita, para que concurran al remate en resguardo de sus derechos; y
c) Que haya transcurrido el término de emplazamiento entre la citación y el remate público: a falta de norma expresa, término de emplazamiento es aquel que se confiere para contestar la demanda en el juicio ordinario.

Ahora bien, el citado artículo 2428 del Código Civil, en cuanto señala que con la citación de los acreedores hipotecarios se extinguen las hipotecas, aparece disminuido por el artículo 492 del Código de Procedimiento Civil.

En efecto, este artículo indica que el acreedor hipotecario citado en la forma señalada, podrá: (1) exigir el pago de sus créditos sobre el precio del remate según sus grados; o (2) conservar sus hipotecas sobre la finca subastada, siempre que sus créditos no estén devengados.

Si el acreedor hipotecario nada dice dentro del término de emplazamiento, se entiende que opta por ser pagado sobre el precio de la subasta.

Por último, si los acreedores hipotecarios no han sido citados en la forma anotada, ellos conservan intactos sus créditos y el derecho de persecución.



5 comentarios

Clarísimo la ñpurga de la hipoteca, pero que pasa si el acreedor hipotecario opta por mantener la hipoteca y el tribunal lo concede, sin embargo con posterioridad se da cuenta que los créditos estaban devengados?

Excelente pregunta, he buscado antecedentes sobre ello pero no he encontrado jurisprudencia al respecto...
Me parece que el derecho de opción del acreedor hipotecario exige, como requisito de admisibilidad, que los créditos no estén devengados..., si lo están y se dicta resolución manteniendo las hipotecas, creo que se debe incidentar por el mismo art 492, en calidad de "interesdos"..., en este cso el subastador podrá solicitar el alzamiento..., ya que no era parte al momento en que el acreedor hipotecario "optó" por mantener l hipoteca.

Excelente pregunta..., tengo un problema similar..., el acreedor hipotecario, luego de ser notificado, opto por mantener sus hipotecas sin informar al tribunal el estado de sus créditos..., luego de la adjudicación se verifica que los créditos estaban devengados...

Me parece que se podría generar incidente por art 492, como tercero interesado, solicitando el alzamiento de la hipoteca...,

Permítanme revivir esta discusión.

En un remate reciente, banco Santander presentó demanda por un pagaré, mientras el mismo banco poseía además una hipoteca sobre el bien rematado.

Poco antes del remate, la magistrado indica a los postores que "puede que el banco no alce la hipoteca".
Al hacerle la observación de que la hipoteca era del mismo demandante y que, por lo tanto, se le debiera considerar como notificado, la magistrado respondió "no, porque el banco sólo se presento como acreedor simple por el pagaré, pero no como acreedor hipotecario".
En otras palabras, aún siendo el mismo banco el demandante y acreedor hipotecario, se considera que éste no se ha notificado (a si mismo), por lo cual, el juez no alzaría su hipoteca.
Obviamente, con esto, ninguno de los postores interesados realizó postura alguna.
Si la magistrado no incurrió en un error, esta situación genera un vicio legal que permite al banco disuadir a otros postores y adjudicarse las propiedades por el mínimo.

Agradecería sus comentarios.

Respecto al ultimo comentario, yo creo que la Magistrado incurrió en un error, puesto que siendo el mismo Banco el que tiene a su favor la hipoteca y el pagare, con la venta en pública subasta se extinguirian todas las cauciones respecto al inmueble, incluida la hipoteca, por cuanto el CC exige citación a los demás acreedores, es decir que tomen conocimiento, y en el caso planteado para proceder al remate el Banco debe acompañar certificado de Hipotecas además del dominio vigente por cierto, o sea no podría ignorar la situación jurídica del inmueble. Y por ultimo si buscara alguna argucia para mantener la hipoteca debería haberse dejado constancia en las bases del remate.


EmoticonesEmoticones