Caso práctico 068

Don Eleuterio Domínguez Águila compró un automóvil usado a don Gumersindo Lacoste Amagada en la cantidad de $12.000.000, el cual estaba asegurado en su favor en la “Cía. Viva Tranquilo". A fin de entregarlo en buenas condiciones y reparar algunos detalles, el vendedor lo llevó al garaje de don Adalberto Urrutia Cancino, quien le manifestó que el trabajo demoraría entre 6 y 10 días. Hallándose pendiente la aceptación del presupuesto, el automóvil quedó en manos del Adalberto Urrutia en calidad de depositario. A consecuencia del sismo del 27 de Febrero de 2010, cayó sobre el vehículo un muro de hormigón destruyéndolo íntegramente. El muro indicado había sido construido sin autorización municipal y era parte de una ampliación de las instalaciones del garaje. Ante el reclamo formulado a don Adalberto Urrutia, este último negó que el automóvil hubiera quedado en su poder como depositario, señalando que no existía documento alguno que lo así lo reconociera. Además, alegó que la destrucción del vehículo era consecuencia de un caso fortuito del cual él no era responsable y que el muro se habría caído en todo caso, incluso, se hubieran duplicado las exigencias legales para su construcción.

PREGUNTAS

1. Señale si tiene importancia el hecho de que el depósito no conste por escrito.
2. Señale si tiene importancia, a su juicio, el hecho de que el muro que destruyó el vehículo formara parte de una construcción que no fue autorizada ni recepcionada por la autoridad municipal.
3. Indique si, a su juicio, el automóvil efectivamente se destruyó como consecuencia de un caso fortuito y, en tal evento, qué efecto se produce respecto del depositario y del comprador.
4. Indique si puede don Eleuterio Domínguez Águila hacer efectivo el seguro contratado por don Gumersindo Lacoste Arriagada.
5. Indique quién era dueño del vehículo al destruirse y si éste perece para don Eleuterio Domínguez y para don Gumersindo Lacaste.



0 comentarios: